FABADA ASTURIANA

Historia

En principio hay que saber de fabes es una palabra que proviene del bable, lengua de Asturias, y que para hacer honor al plato se debe de llamar fabada asturiana porque platos de alubias hay muchos de fabada asturiana solo uno.

Se ignora desde cuando se hace este exquisito plato, pero teniendo en cuenta que, las alubias vinieron de América, es posible que este plato sea del siglo XVI o XVII. La primera referencia escrita data de 1913, en que Emilia Pardo Bazán hace referencia en su libro La cocina Española antigua, aunque los ingredientes de la receta son fabes, tocino y morcilla, e indica que la cocción debe de ser lenta y que es preferible que las fabes se deshagan a encontrarlas duras.

Como ocurre con todos los platos típicos de la geografía española, cada uno tiene su receta particular, pero en la fabada asturiana, los ingredientes coinciden siempre: fabes, lacón y tocino, y a mitad de cocción la morcilla y el chorizo.

Es necesario tener en cuenta que se ponen las fabes en agua fría. Y si encima se hacen en olla baja de barro, a fuego lento, o como nuestras abuelas, al amor de la lumbre, este plato es una delicia.

La sal estará en función del lacón y el tocino. También hay quien aporta, casi al final de la cocción, un poco de azafrán, con el fin de darle saber y sobre todo color al caldo. Por cierto, al grupo de carnes, se llama compango. Que aproveche